Luciano Ascui

Luciano Ignacio Ascui Núñez, nace en Santiago de Chile el año 1995.

Oriundo de un pequeño pueblo al sur de la región metropolitana llamado Valdivia de Paine. Vivió, creció, y estudió hasta los 12 años en ese lugar para luego estudiar en Santiago en el emblemático Liceo de Aplicación.

Al terminar el colegio comenzó a trabajar en Toran, una empresa publicitaria dedicada a la serigrafía industrial, perteneciente a su padre, y fue tomando lecciones como alumno con Bernardo Aedo Feliu, editor de arte. Con él, trabajó un año, donde tuvo la experiencia de editar a artistas como Rodolfo Opazo y a Mario Murúa.

Siendo muy joven, el año 2016,  instala su taller de arte de forma individual, dedicándose al trabajo serigráfico de su propia obra y en el proceso de impresión y edición de otros artistas. De forma paralela, imparte clases de serigrafía en el Taller Bellavista en Santiago de Chile y trabaja con Sergio Candia en un taller ubicado en la calle Lautaro del Barrio Italia.

En el período comprendido desde 2017 al 2019, se encuentra con un fuerte cuestionamiento espiritual relacionado con sus raíces. Se aleja de Santiago y trabaja la tierra, recoge papas y cosecha alcachofas como parte de la conexión con sus orígenes y raíces. Durante estos dos años viviendo en el campo, organizó junto al colectivo artístico “Mano Latina” una exposición en un espacio en el cual  convergen las artes visuales, la música, y el arte circense.

Realizó intervenciones visuales callejeras en distintos puntos de su pueblo Valdivia de Paine y alrededores, que centraron su temática en animales en peligro de extinción. En ese mismo período, realizó trabajos la agrupación cultural de Buin  “Al Sur del Maipo”.

El 2019 retorna a Santiago, donde consiguió trabajo en el taller Aguafuerte como ayudante de Iván Lecaros. Luego trabaja nuevamente con Bernardo Aedo Feliu, en un taller en la calle Rosario Sur de la comuna Las Condes. Con este último taller, expone para el eclipse 2019 en Vicuña.

Posteriormente funda la marca Ronin con Joaquín Yañez, donde en paralelo trabajó con Mario Soro en el Centro Cultural M100 para Ingrid Wildi. Terminado este trabajo en el Centro Cultural, colabora con Mario Soro para una exposición en la Feria de Arte de Chicureo, luego de esto obtiene su prensa, y logra instalar su primer estudio completo de serigrafía y estampa clásica.